Cortometraje nacional rodado en enero de 2020, previo al confinamiento pero que podría haberse rodado en cualquier situación.

Un corto tierno, positivo, cómico, lleno de esperanza y que recuerda la importancia de dar sentido a la vida y a la lucha, sobre todo a la lucha. Dos personajes en habitaciones separadas, a gran distancia y manteniendo una conversación telefónica, son suficientes para capturarnos. No es solo la distancia lo que les separa, también la edad y lo que conllevan las experiencias acumuladas, pero tienen más en común de lo que parece, como suele ocurrir.

Para mantener un diálogo lo mínimo que se necesita es que haya dos interlocutores, y dos actores es todo lo que se necesita para contar esta historia. Tanto Abel Folk como Paula Jornet están excelentes. A él, actor ya consagrado, le hemos visto en series como La valla, Si no te hubiera conocido, Isabel y Ventdelplà entre muchas otras y películas como La teta y la luna, Noche de invierno de Barcelona, Vicky, Cristina, Barcelona, etc. Por no hablar de su larga carrera teatral.

Paula Jornet tiene una prometedora carrera y acumula muchos trabajos tanto en cine como en televisión y ha trabajado con uno de los directores que pasaron por este festival, David Victori.

A lo largo del metraje mantienen un diálogo que les permitirá cambiar su enfoque vital. El espacio dramático es básicamente la bañera que podría ser una metáfora de las situaciones de la vida en las que estamos inmersos. Cómo los espectadores nos sumergimos con ellos en una historia que en su clímax nos deja un buen sabor de boca que buena falta nos hace.

Su director Sergi Martí, además de dirigir, ha desarrollado muchas otras tareas en el mundo del cine, destacando su actividad como guionista. Licenciado en la especialidad de dirección ha participado en un puñado de cortometrajes. Algunos como División Azul han sido premiados y seleccionados en más de 100 festivales.

La Banyera ya ha sido premiada en varios festivales y seguro que continuará recibiendo premios.